Badia a Coltibuono

La familia Stucchi Prinetti en Badia a Coltibuono debe ser considerada entre los pioneros de Chianti ya que invirtió en esta propiedad en 1846, cuando el banquero florentino Michele Giuntini, antepasado de los actuales propietarios, compró la hermosa estructura románica y las granjas circundantes. A partir de ese año, Badia a Coltibuono volvió a florecer gracias a numerosas intervenciones a través de las generaciones de la familia. Fue heredado en la década de 1930 por Maria Luisa Stucchi Giuntini y gestionado, transformado y pasó ileso la Segunda Guerra Mundial. Su hijo Piero Stucchi Printetti se unió a su madre en la década de 1950 y más tarde, gracias a su visión, energía y capacidad de gestión, comenzó la transformación en una empresa moderna. Fue él quien estuvo entre los primeros en embotellar y vender, en el mercado nacional e internacional, las mejores añadas del Chianti Classico de la finca, hasta ese momento guardadas en las antiguas bodegas de la abadía como reserva familiar. Piero Stucchi Printetti fue el primero en comprender el potencial de otro producto tradicional de la zona: el aceite de oliva virgen extra. Durante las décadas de 1980 y 1990, tres de los cuatro hijos asumieron la dirección de la empresa.

Carrito de compra
Ir arriba
Abrir chat
¿Quieres ayuda?
Hola, ¿cómo podemos ayudarte?
Uno de nuestros agentes está disponible de 9:00 a 22:00 para ayudarlo a elegir y comprar. Te recordamos que en tu primera compra puedes obtener un 5% de descuento con el código HOLA5